Curiosidades y Consideraciones Artísticas y Esotéricas del Tarot Dalí

Curiosidades Artísticas y Esotéricas del Tarot Dalí

Este gran genio del arte y la cultura, en general, siempre mostró un especial interés en lo esotérico, porque le inquietaba, muy especialmente, lo que la mente puede revelar sobre lo que somos. El tarot Dalí es, entonces, una hermosa manifestación de este interés por lo paranormal, de uno de los genios del siglo XX.

 

La Influencia del Psicoanálisis en el Tarot Dalí

La compleja disciplina del Psicoanálisis tuvo una seria influencia en Dalí y, de paso, en su obra, lo que se observa en que sus símbolos fueron adquiriendo más complejidad, a medida que pasaban los años.

 

De la misma manera, esta vertiente psicológica lo fue convirtiendo en un loco, como él mismo lo admitía y lo pregonaba. En fin, Dalí amalgamó el arte y el estudio de lo oculto (en el buen sentido de la expresión, esto es, nunca en el escenario de los seres de la oscuridad), lo que lo condujo a crear tantas obras maravillosas y eternas.

 

Hablando, esta vez, de fechas específicas, digamos que en 1970, Dalí creó una serie de más de 70 cartas del tarot, para ser utilizadas, efectivamente con fines esotéricos. Gala, su conocida compañera de casi toda su vida, ya había creado un baraja bien específica y especial, en 1941. Pero, regresando al pintor (loco, según él mismo), anotemos que el tarot Dalí o, si se prefiere, el “Tarot Universal” fue completado con 78 hermosas y significativas ilustraciones realizadas por el mismo pintor español.

dali

 

La publicación del tarot de Dalí fue todo un acontecimiento. Sus cartas fueron publicadas entre finales de 1983 y principios del año siguiente, al tiempo que se trata de una serie más alargada que las tradicionales y típicas cartas del tarot y enseñan no pocas referencias, casi que explicitas, a sus cuadros más famosos. Las hormigas pero, por sobre todas las cosas, sus emblemáticos relojes “derretidos”, además de sus ilustres auto-retratos, abundan en la invaluable colección de este “loco cuerdo”.

 

Las cartas del tarot Dalí se pueden adquirir en una espléndida recopilación, de un libro de edición especial. Como es más que obvio, se trata de un libro costoso, pero (para quienes pueden) vale la pena la erogación, en tanto que es rico el contenido respecto de la historia de sus cartas, el significado de todas y cada una de ellas, además de una ilustrativa guía para leer, mesurada y adecuadamente, semejante obra de arte.

 

Algunas Consideraciones Sobre las Cartas del Tarot Dalí

Tenemos, de un lado, un castillo que, más bien, parece una serie de enormes edificios de Nueva York u otra cualquiera de las enormes ciudades del mundo, que albergan rascacielos de la mayor estirpe. De otro lado, podemos “acariciar con la vista” un luna que enseña cara de mujer, entre un firmamento que es, totalmente, cubierto por la figura principal, esto es, la luna misma.

Algunos expertos en el fascinante mundo de tarot, han considerado que se trata de una burla de mal gusto a una baraja ancestral que, además de tener casi que vida propia, es poderosa y reveladora, al tiempo que sirve para orientar la vida de millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, otros consideran (y, entre ellos, nos contamos nosotros) que, más bien, se trata de una interpretación de cada carta de la baraja y de cada obra del artista, en el tarot Dalí.

 

el juicioAsí, por ejemplo, la carta de El Juicio que, dicho sea de paso, ha sido considerada como un simbolismo cristiano, está plasmada en una carta que parece un collage del gran Joan Miró, mas no del mismo Salvador Dalí.

 

Las Típicas Líneas Negras, Plasmadas en el Tarot Dalí

Encima de la cabeza del ángel, podemos apreciar unas particulares líneas negras (muy propias del pintor) sobre un precioso manto azul que, aunque parecen significar algo, más bien es una especie de rubrica (firma) del artista. Firma que, a su vez, cubre gran parte de la obra misma, al tiempo que otras de las citadas líneas negras (que, reiteramos, parecen emular la firma del pintor), se parecen a las caras de un hombre y de una mujer, denotando un sorprendente misterio y una sexualidad escondida detrás de un artefacto de tipo religioso.

 

En lo que respecta, esta vez, a El Ahorcado, tenemos que parece ser una burla a Shakespeare, en tanto que se trata de un hombre que se parece bastante al escritor inglés. Está en absoluto reposo, al tiempo que cuelga de unos de sus tobillos. De acuerdo con algunos críticos de arte y de expertos en el tema apasionante del tarot, no se trata, en realidad, de El Ahorcado sino, más bien, de una especie de “metáfora visual” o de un juego de confusas imágenes, así el título sugiera que se trata de la mencionada carta.

 

El tarot Dalí es, entonces, una demostración artística de un curioso interrogante esotérico: “¿qué pasaría si todo el material inconsciente que está presente en nuestro cerebro, se volviese consciente?”.