El Tarot Dalí y su relación con Gala

El Tarot Dalí es producto de la relación del genio con su Gala

En la relación del genio español con Gala, hay algo que es sublime: pocos de los amores conocidos a través de la historia, han sido tan sinceros, exaltados y extremos como el de estos dos personajes. El Tarot Dalí es, en cierta medida, producto de esta singular y especial relación.

dalí y gala

El Tarot Dalí y su relación con Helena Diakonoff o Helena Deluvina, es decir, con Gala.

Además de los nombres citados en este subtítulo, Gala también era llamada por el genio del arte del siglo XX como Gradiva, Galuchka y Galarina. A partir de esta sublime e intensa relación, Dalí pudo llegar a muchas situaciones de éxtasis místico, al mejor estilo de Dante, que pudo haber alcanzado con su amada, esto es, la inaccesible y eterna Beatriz Portinari, un éxtasis espiritual inimaginable.

Ahora, Gala era una mujer bastante especial y singular, dado que estaba dotada de notorios dones paranormales, en razón de lo cual, solía hacer uso de ciertos métodos mágicos para beneficiarse en su cotidianeidad.

De otro lado pero en el mismo orden de ideas, tenemos que Gala mostró con creces, según quienes tuvieron la fortuna de conocerla, sus cualidades y aptitudes paranormales, mediúmnicas, al tiempo que dominaba el maravilloso arte del tarot para adivinar.

Además, es preciso anotar que Gala era bastante acertada en lo que respecta a sus predicciones con el tarot. Por todas estas razones de suficiente peso específico, Gala condicionó la vida de Salvador Dalí, todos los días, durante cincuenta años, nada más y nada menos.  

Helena Diakonoff (Gala) era extremadamente supersticiosa, al tiempo que compartía esta característica y estilo de vida con el pintor español. Gala creía (y, según versiones de quienes la conocieron, lo demostró notoriamente) disponer de aptitudes para la magia ceremonial.

 

El Tarot Dalí y la marcada influencia de las aptitudes y dones connaturales de Gala.

Tan cierto es lo anotado, que Dalí afirmada, frecuentemente, que “Gala es una médium de verdad” y que “Gala, nunca, nunca, se equivoca”. Decía, también, que “lee las cartas con una seguridad asombrosa. Le predijo a mi padre el curso exacto de mi vida y anunció la enfermedad y suicidio de René Crevel”.

De otro lado pero en el mismo sentido, se sabe que, cuando sucedía algo que Gala había pronosticado, se sentían fuertemente atraídos por la magia de las velas.

En lo que respecta, esta vez, con la utilización de la cera (de las velas, por supuesto) con propósitos mágicos, sabemos que Dalí publicó un artículo, en 1932, titulado “El objeto revelado por la experimentación surrealista”, de lo que podemos colegir la estrecha relación entre su obra y su propio tarot.

El genio español manifestó también, alguna vez, que “la cera no es solamente una de las sustancias manejables que hay, sino que antiguamente también era comida como vemos en determinados cuentos orientales”.

Dijo, además, que “la lectura de algunos relatos catalanes de la Edad Media, nos muestran que la cera era utilizada en la magia, donde gozaba de la reputación de provocar metamorfosis y suscitar la realización de deseos”.

Estas afirmaciones del genio, han determinado a muchos tarotistas de la actualidad, a utilizar velas antes, durante e, incluso después de la tirada del Tarot Dalí y de muchas otras barajas reconocidas.